jueves, febrero 16, 2006

"FIESTA DE CUMPLEAÑOS"

Como habrán podido apreciar, tenemos un nuevo integrante en El Rincón del Lagarto: Mi amigo de la infancia, TopGun, y nos conocemos desde que tenemos tres años de edad.

Creo que la principal característica de ambos, es que juntos eramos dinamita; es decir, prácticamente tenemos el mismo carácter en materia de joder a los demás, los dos éramos campeones en sacarle canas verdes a nuestras respectivas madres, joder a nuestras hermanas, y hacerle la existencia a cuadritos a las empleadas, todo esto cada quien por su lado, así que, cuando nos juntábamos, ya que nuestras madres son como hermanas, era algo así como meter setecientos gramos de Uranio-238 en un licuadora, y nuestras pobres madres nos tenían que tratar como un frasco lleno de nitroglicerina.

Recuerdo que en un cumpleaños de Carelí (la hermana de TopGun), --de esos donde todos están en la sala, con la musiquita de los 80's y los bocaditos en la mesa-- solo habían un par de antisociales jugando MaxPlay en el cuarto, y eramos nosotros, jugando --en esa época-- Super Mario Bros. 1.

Antes de continuar, debo decir que aquel incidente jamás hubiera sucedido si no nos hubieran jodido la pita con el disco rayado de siempre : "¡Oigan! ¡Vengan para acá de una vez, que la fiesta no es en el cuarto sino en la sala! ¡Par de malcriados!"

Nosotros somos bastante tranquilos hasta que nos empiezan a meter la púa --sobre todo con algo que no queremos hacer-- y es ahí precisamente donde empiezan los problemas. Mi tía Liz, había tenido la maravillosa idea de amenizarnos la fiesta con una banda en vivo de rock, integrada en su totalidad por amiguitos del barrio de TopGun, pero a nosotros simplemente nos importaban un carajo todos los presentes. Fué así que llegaron Martín, Juan y Claudio. Tres pelotudos dispuestos a tocar las guitarritas para el delirio de las niñas. (entre ellas nuestras hermanitas menores)

TopGun y yo, ya habíamos decidido --unilateralmente, por supuesto-- que el concierto debía cancelarse, ya que no teníamos las mínimas ganas de escuchar huevadas, pero el tiempo insobornable corría contra nosotros, pues los muchachos ya estaban desempacando las guitarras para inciar el concierto.

En ese mismo instante, ví la luz al final del túnel, y decidí cargar con los cables eléctricos y plugs de las guitarras, y las trasegamos al cuarto de TopGun. --"Ya huevón, las tiramos por la ventana al contenedor de basura y de esto no se entera ni Dios"-- Pero no habíamos contado con que nosotros SIEMPRE vamos a ser los culpables, así que no era necesario que nos restregaran las pruebas en la cara, pues, obviamente, en la reunión no había otros hijos de puta más que nosotros dos, así que la culpa nos cayó directamente y sin trámites ni investigaciones.

Volvimos a la sala y el panorama era desolador e hilarante a la vez. Los dueños de las guitarras --con cara de circunstancias-- buscaban sus cables sin éxito, mientras que nosotros dos procedimos a acercarnos a la mesa de bocaditos a servirnos mazamorra, con la misma hipocresía de la araña, que, si está tejiendo, no es precisamente para confeccionarse una chompita.

Mi tía Liz nos miraba con una expresión asesina, pues, ya nos conocía y sabía perfectamente la clase de joyitas que eramos, además de ser los únicos seres que se reían a carcajadas ahogadas, con los vasitos de mazamorra en las manos. Se nos acercó, con la voz cargada de balas, y nos pidió que devolviéramos "inmediatamente" los cables, mientras nos prometía una fantástica paliza a escobazo limpio si no lo hacíamos. Naturalmente eso era imposible, porque los cables ya no los teníamos, así que se armó un quilombo de la gran siete, porque los dueños de las guitarras nos querían matar.

Al final nos mandamos mudar, --como era lógico, porque todo nos importaba un pito-- afuera del departamento a conversar con otros chicos del edificio, mientras mi tía Liz le daba su pedazo de torta a Martín para que no llore, mientras Claudio, tratándo de desconectar su guitarra, metió la mano al enchufe vulcanizándose las nalgas de un solo viaje.

Al final, continuamos con nuestra partida de MaxPlay, pero, ¿ Hacernos llegar tan lejos por un poco de paz y tranquilidad? ¡No hay derecho, digo yo!


20 comentarios:

Herr Hauptmann dijo...

¡JAJAJA!, pues así era... eso de antisociales no era solamente con TopGun, era ya generalizado pues en las fiestas familiares también sucedía exactamente lo mismo cuando Lizard y yo nos quedábamos jugando Atari/NES/SNES o con la PC mientras la fiesta familiar seguía su curso normal. Solo un grito bien puesto nos hacía salir del encierro.

The Lizard King dijo...

Es que si todos los primos se reúnen, cosa que así nomás no hacíamos, lo mínimo era hacer las cosas que nos gustan, no estar parados como pelotudos mientras todos conversan sentados.

Esto es algo que nadie comprendía.

Dragón dijo...

si pues, los cumpleañitos con Lizard siempre acababan con algún acto de vandalismo silencioso. Los niños tienen que jugar, no que se la estén dando de agrandaditos, total ya tendrán edad para hacer cosas de adultos.

Elmo Electrico dijo...

Y ni hablar de los tios pasados en copas, infaltables en cada reunión (que lo único que hacen es hablar cojudeces babeantes y recordar los "viejos tiempos", como para bañarlos en kerosene y ponerse a fumar al costado). Personalmente, cada vez que hay reunión en mi casa procedo a meterme una encerrona en mi cuarto (con un DVD y si se puede, con mi flaca)

Kat dijo...

jajajaja
Luego por ahí se esconden y se escapan por el baño u otro lugar medio escondido

Carlitos dijo...

El recuerdo de mi ninez es muy lindo, donde todo lo que haciamos era joder a la chola telenovelera de la jato, al huachiman de la esquina, a las choclonas empleadas de los vecinos,.. Y POR SUPUESTO a nuestras queridas hermanas ( Romi,, me querida amiga PFFF FFFF FFF FFFFF!!),.. y a mi Careli con sus Ojos de carro Wolkswagon. Que chongo huevon!!

Carlitos

PD: Elmo,,, aguanta hasta Junio, que cuando llege a Lima la rompemos won.

digler dijo...

jajaja que tales tumbafiestas y asi dicen que jodiendo uno no hace buenos recuerdos

Carlitos dijo...

Quien dice?

The Lizard King dijo...

es una expresión, huevas...

Carlitos dijo...

aaahhh que expresivo que eres.

Isabella dijo...

"Acababan con algún acto de vandalismo silencioso" JAJAJA!.

Hey TopGun, tu eres el de la casa en Coral Gables?...

Carlitos dijo...

A que te refieres con lo de "la casa en Coral Gables"? ,, aunque voy a estar por ahi esta noche,... happy hour en Chispas que queda por la UM

Carlitos dijo...

Flaca,,, si,..ahora te capto,.. yo soy el dueno de "el Motel" en Coral Gables ;)


Carlitos

The First of the Gang to Die dijo...

avisa que este ano soy demonio suelto en el 33143

Carlitos dijo...

Si la vas a romper en Miami, pasa la vozzzzzzzz

TORTUGA MALDITA dijo...

"la misma hipocresía de la araña, que, si está tejiendo, no es precisamente para confeccionarse una chompita."

Que buena historia caraxo!
Cuando no , criaturas ustedes y sus travesuritas...Cada que entro aca me cago de la risa.

Carlitos dijo...

Es Uno de los recuerdos de ninez mas "lindos" que tengo con Lizard,... porque tenemos varios.

Carlitos

Romi dijo...

"top gun"??? jajajaj, no sabia q tu tambien andabas x estos lares, estuvo buena la historia, pero no me acuerdo de ninguna fiesta con grupo de rock... facil no habia habia nacido jejeje, las historias de ustedes son interminables, espero q cuenten otra...bueno niños... sigan escrbiendo q siempre me cago de la risa, hace poco lei la de la TOTA ajjj ya me habia olvidado de ella!!
besos y saludos para TODOS!!!!

Carlitos dijo...

Lizard, esta es "tu amiga" Romi,.. la cual jodiamos de chibolos tanto como a la "care huevo"?,

saludossssss

Flavio dijo...

¡¡JAJAJJAAJAJ!! Que bueeeeeeeeeeeeeeeeeenaaaaaaaaaaaaaa